top of page
  • Foto del escritorJaim Royo

GANÓ E.T.A.



Durante los años 2007 y 2008 escribía tres o cuatro columnas semanales en La Gaceta de los Negocios en contra de la negociación con la banda terrorista ETA, eran piezas breves, claras, sencillas y sarcásticas con respecto a la cantinela pacifista del hasta entonces peor Presidente del Gobierno de nuestra nación, J.L. Rodríguez Zapatero, sólo hoy superado por su pupilo pro-terrorista Pedro Sánchez. Eran los tiempos en los que De Juana Chaos, con veinticinco asesinatos a la espalda y tres mil años de cárcel, se ponía en huelga de hambre porque no quería indemnizar a las familias de las víctimas. Mi postura era la misma que tengo hoy: que se muera de hambre y que pague. Eran los tiempos en los que la ilegalización de partidos terroristas se convertía en un juego callejero de trile en el que las listas prohibidas eran sustituídas por nuevas marcas blancas previo consentimiento del aparato del Estado y sus peones a sueldo, Fiscal General incluído. Eran los tiempos en los que Zapatero negociaba con ETA la rendición de España a una banda que para entonces ya estaba en las últimas y cuya extinción natural estaba a punto de producirse por sí sola. Y a semejante tontuna, nos la vendieron como un éxito. Es verdad, lo fue, fue un éxito de la ETA, semejante a cuando un equipo de fútbol pierde dos cero a 1 minuto del final y mete tres goles en la prórroga con la colaboración estelar de un árbitro acomplejado, tal cual. Normal que estén tan contentos, lejos de acabar con el recorrido de la banda terrorista se le dio oxígeno, se la vistió y alimentó con cargos políticos e invitó a participar de la democracia, asegurándole larga vida. A quienes escribíamos así de claro como ustedes están leyendo nos purgaron y anotaron en listas. El entonces Director de la Gaceta fue fulminado y a mi ni siquiera me llamaron para decirme adiós, sólo el Redactor Jefe, a título personal, me hizo una llamada en voz muy baja para ponerme al tanto de la nueva situación. Perfecto, nos amordazamos, metimos a los enemigos en casa y nos felicitamos por la paz. Y ahí siguen, fieles a su propósito, celebrando a sus gudaris, tan cobardes como exaltados antes y ahora, ahí siguen: maniatando, extorsionando y secuestrando a la nación española en su totalidad. Los mismos que se les rindieron gobiernan hoy gracias a ellos. El Partido Socialista Obrero Español es colaborador de una banda de asesinos, de fugitivos de la Justicia y de aspirantes a la desmembración del Estado. Diez años después, el resultado de rendirse a ETA es un país en manos de delincuentes peligrosos. Por eso me río a su cara y les desprecio cuando escucho a esta panda de villanos exigirle a Israel el alto fuego definitivo en su guerra de extinción contra el terror de HAMAS. La paz, so merluzos, es negociada por quienes pierden la guerra.



43 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page