• Jaim Royo

Rata se ha hecho fosforescente

Actualizado: 12 jun

La rockera en sus cuarenta y largas piernas no volvió a aparecer, Baruch Hashem.

Acabo de salir de la mikveh, me avisó el rabino.

- Hay agua.

Esta mañana no había agua.

Las cosas se ven distintas después de salir de la mikveh, es como abrir las ventanas de casa y recibir la brisa con el aroma de la colada tendida que baila blanca y fresca como una muchacha descalza sobre la hierba.

Acabo de terminar mis labores de cocinero: tres salmones, a los salmones se les quitan las espinas para comerlos sin problema el sábado, es como operarlos; ocho bandejas de patatas campesinas, puré de berenjena, judías verdes, tiras asadas de pimientos y berenjenas con miel y un poco de ketchup; salsa de champiñones y el guiso de aceitunas. Más el pan, veintitrés panes; tal vez hagamos más dentro de un rato. ¡Y pensar que el rabino hacía todo esto él solo! Más el pollo, el humus, la adafina y los huevos cocidos, que siguen siendo cosa suya. Y súmale su trabajo de sofer. Así que vive del revés y duerme a ráfagas. Antes viajaba en monopatín eléctrico, ahora va en bocicleta.

Yo bebo ahora café sentado en mi colchón.

¡Por la noche, fiesta!

Las cenas de Shabbat son divertidas, vienen chicas bonitas y jóvenes y cantamos y brindamos por la vida y luego escuchamos al rabino que nos da whiskey y contagia su alegría.


Um... observo por la rendija a una lectora en modo secreto.

- Hola, me encantaría enamorarme de usted si fuera posible y que usted se enamorase de mí y nos mirásemos en el espejo de nuestros ojos callados, si fuera posible. ¿Eres tú, mi amor? Se que nadie va a contestar porque yo no tengo ningún mi amor.


Por lo demás, Rata de Alcantarilla se está haciendo fosforescente; la Torah... efectos diversos.

Rata de Alcantarilla está en Cuenca, vive con un cura que le ha acogido en la sacristía. El cura admira a los judíos aunque sean fosforecentes y se llamen Rata de Alcantarilla o precisamente si se llaman Rata de Alcantrilla y son fosforescentes, y ha tenido a bien preguntarle si le molestan las vírgenes y los crucifijos porque se sabe el segundo mandamiento: que no nos hagamos imágenes de Lo Que es D_os porque sencillamente no podemos imaginarlo y le molesta que andemos por ahí arrodillándonos delante de figuras, poniéndoles flores, abrazando árboles o haciéndole posturas al sol y bailes a la luna. Le molesta, es como si tu padre está contigo pero tú le hablas al cuadro, la silla, la alfombra. "No te hagas imagenes de Mí", ése es el segundo mandamiento.

Bueno, Rata ha dicho que sí que le molestan los crufijos y el cura los ha retirado.

Debería contar porqué Rata de Alcantarilla está dando tumbos por los caminos y vive en Cuenca en un hogar de acogida. ¡La de vueltas que dio hasta llegar ahí!

Ale, me voy.

Estoy durmiendo en el taller del rabino.

Tengo que coger al gato, que sigue callejeando por la otra parte de la ciudad.

Voy a ponerle una casa aquí, en la acera, en el hueco de un árbol.

Es una calle tranquila, no pasan muchos coches y la vecina de enfrente, que por cierto es judía de padre musulmán, tiene dos gatos caseros. El mío sobrevive solo porque sigue siendo gato. Es un amor mi gato, aunque se las apañe en la calle es un amor. No me fio del amor de alguien que no sabe apañárselas en la calle.






19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Ojo blanco